Revisar el coche antes de un viaje

El coche siempre hay que revisarlo antes de hacer un viaje es un consejo que doy por experiencia propia y es que no sabes cuando el puñetero te puede dar un susto y romperse. Pues hace un mes decidimos llevar a las niñas al zoo, la peque ya ha cumplido los tres años y le encantan los animales y pensamos que ya era hora de volver. Ya habíamos estado con la grande, justo cuando cumplió los tres añitos la llevamos también. Pues nada como fuimos un sábado y volvíamos en el mismo día pues tampoco es que tuve que preparar muchas cosas. La primera vez que fuimos nos llevamos la comida de casa preparamos unas hamburguesas, tortilla y unas pechugas de pollo y en unas mesas con columpios que había comimos. Pero es que esta vez no queríamos ir cargados con nevera y demás bártulos. Pensamos mejor en comer allí.

tudesguace

Así que nada como la verdad que no nos pilla muy lejos el zoo de Madrid a escasas dos horitas pues mi marido tampoco es que tuviera que revisar el coche a fondo. Tema de neumáticos y poco más. Y si he de ser franca llevaba varios meses diciéndome que teníamos que cambiar las ruedas. Pero eso que de un día para otro la casa sin barrer como se suele decir. Así que le dio aire y nos fuimos. Como ya digo no nos pilla muy lejos pero cuando se viaja con críos ya se sabe tienes que parar y lo que es un viaje de un par de horitas se convierte en un viaje de tres horitas. Total que a mitad del camino paramos y pasamos al bar de carretera, y al salir cuál es nuestra sorpresa que nos encontramos dos ruedas del coche en el suelo, estaban pinchadas. En primer lugar mi marido llamó a la grúa de nuestro seguro por supuesto y en segundo lugar entro en la web de http://www.tudesguace.com y ya del tirón mientras esperábamos a la grúa compró las cuatro ruedas del coche que como te las mandan a casa en un plazo de veinticuatro o cuarenta y ocho horas y era sábado pues sin problema. Cuando llegó la grúa le dijimos que llevara el coche a la puerta del taller donde vamos siempre, que mi marido ya había hablado con el mecánico. Y nosotros no nos quedó más remedio que llamar a un taxi, pero seguimos con nuestra excursión al zoo. Lo que sí agradecí fue no haberme llevado la comida.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.