El Tarot Osho Zen

Se suele decir, que el Tarot Zen, inspirado en las enseñanzas de Osho, va mucho más allá de la función premonitoria de un oráculo. Por estar basado en la filosofía zen, se trata de un juego que privilegia el momento presente e incita a la meditación y el uso de la intuición como instrumentos para alcanzar el equilibrio y la integridad personal. Es un tarot contemporáneo que fue creado a partir de las enseñanzas dejadas por el líder espiritual indio Osho Rajneesh.

En este artículo, haremos una breve presentación de quién fue Osho y su importancia para comprender mejor los fundamentos de esta baraja.

Osho Rajneesh (1931-1990), nació en la India, se formó en filosofía y enseñó en esta área, haciéndose conocido mundialmente por sus enseñanzas espirituales que desafiaban diversas ideologías tradicionales y doctrinas vigentes en la sociedad.

Durante su vida, en la India y también en los Estados Unidos, predicó con fervor el arte de la meditación activa (conocida también como “dinámica”) como medio para conquistar la libertad personal y alcanzar la verdad y la compasión. Todavía hoy existen centros de meditación basados en su visión, como el centro de meditación y autoconocimiento que el propio Osho Rajneesh fundó en el año 1974 en Puna, India. Es considerado por muchos como uno de los mayores maestros espirituales del siglo XX, aunque sus enseñanzas han generado bastante polémica en la época.

Osho

El Tarot Zen, por estar basado en esta filosofía de vida, que prima por el desarrollo de la conciencia humana y por la liberación del individuo, ofrece al consultante, en cada una de sus cartas, una nueva visión del ser, en la que el instante presente es la clave para la construcción de un futuro mejor y donde lo mental debe ser suprimido en función de la intuición y de lo espiritual.

El conjunto de las imágenes contemporáneas retratadas en las cartas del Tarot Zen sustituye a los elementos medievales presentes en los tarot tradicionales como el de Marsella, y permiten al lector una conexión directa con la filosofía trascendental del Zen. Se tratan de imágenes que contienen una rica simbología. El significado puede ser fácilmente identificado después de las primeras experiencias con la baraja.

En las cartas, son recurrentes referencias visuales que remiten al Buda, retratado como un ser iluminado, a personas en postura de meditación, al símbolo del equilibrio del principio femenino y masculino, yin-yang, a la perfección de la flor de loto, a los siete chakras, a las fuerzas de la naturaleza (a la Luna, al Sol y a los animales) y a los 4 elementos entre otras tantas.

La estructura de la baraja del tarot Zen

La baraja Zen, basada en el legado del maestro Osho, sigue la estructura del tarot tradicional, pero añade una carta a las 22 denominadas “Arcanos Mayores”: la carta “El Maestro” (sin número), que simboliza la trascendencia del individuo después de haber recorrido todo el camino del viaje, marcando la disolución final del yo en el océano de la conciencia cósmica.

Cada una de las 23 cartas de los arcanos mayores recibió una relectura basada en la filosofía zen de Osho y, por lo tanto, presenta denominaciones diferentes de las tradicionales, con excepción de los “Amantes” y “El Loco”. Las demás láminas presentan, tanto en la ilustración y en el título, una traducción que sintetiza el pensamiento zen y trabaja sobre la idea de la unión del cuerpo, de la mente y del alma.

Algunos ejemplos son los siguientes:

La carta número I: El Mago se traduce en esta baraja como la “Existencia”, representada por una mujer desnuda, sentada sobre una flor de loto que contempla el universo.

Es la base del pensamiento zen, según la cual el individuo es parte integrante de un todo y su crecimiento interior es el resultado de una actitud de contemplación y de aceptación de lo que la vida le ofrece.

carta transformacion tarot osho zen

La carta número III: La Emperatriz, es denominada “La Creatividad” y representa el potencial creativo del individuo cuando éste logra desprenderse de su “ego” y participar de la existencia de una manera fluída y desprendida.

La carta número IV: El Emperador. A esta carta de le llama el “Rebelde” y muestra a un hombre que es maestro de su propio destino.

En esta carta sobre el hombro derecho del rebelde podemos ver el emblema del Sol, representando la energía creativa masculina. También denota a una persona que logró romper los condicionamientos sociales y vivir de acuerdo con su verdad interior.

La carta número XIII: La carta de  La Muerte se traduce en el Tarot Osho Zen  como “La Transformación” y, a diferencia de la asombrosa imagen de la calavera con la hoz en las manos, presente en el tarot de Marsella, está representada en el Tarot Osho Zen por una armoniosa imagen de un hombre en posición de loto que mantiene en las manos los instrumentos para la autotransformación.

Los Arcanos Menores en el Tarot Osho Zen

En los Arcanos Menores, 56 cartas en total, los naipes tradicionales  de Bastos, Copas, Oros y Espadas, fueron traducidos en el Tarot Osho Zen como Fuego, Agua, Nubes y Arco Iris, respectivamente. Estos son representados en las cartas por diamantes de colores diferenciados: las cartas del elemento fuego poseen un diamante en el color rojo, las de agua un diamante azul, las de nubes un diamante gris y las de arco iris un diamante multicolor. Aunque esta configuración se diferencia con respecto a los tarot tradicionales, también representa los 4 aspectos que deben ser trabajados por el individuo.

Fuego (Bastos): representa la esfera de la acción, del movimiento, de la energía vital que nos mueve y nos permite ser creativos.

Agua (Copas): corresponde a la esfera de las emociones, de un tipo de energía más receptiva y más femenina (Yin) que la del fuego (Yang). También se refiere a la intuición y a la voz del corazón.

Nubes (Espadas): simboliza lo mental, el pensamiento, la capacidad de comunicación y de comprensión. Es representado por las “nubes” ya que, en la visión zen, lo mental a menudo puede venir a oscurecer la luz, a hacer nebulosa una situación que debería resolverse desde el corazón y no sólo con la razón.

Arco iris (Oros): corresponde al elemento tierra y evoca los aspectos prácticos y materiales de la vida. Por estar basado en la filosofía zen, también evoca la unión de la tierra con el cielo (representada por el arco iris), la integración del cuerpo con el alma y el equilibrio de los opuestos.

El juego

No se propone una regla específica para jugar al Tarot Osho Zen. Se pueden utilizar diversas técnicas y modelos de tiradas a elegir según las cuestiones que se presentan en el momento de la consulta. Tampoco existe un ritual asociado a la tirada de las cartas, quedando a la discreción del consultante la manera más adecuada de “interactuar” con la baraja y la elección de los elementos que deben estar presentes o ser evocados durante la consulta. Lo importante es que cada uno encuentre la manera más auténtica y que tenga mayor sintonía con sus creencias y motivaciones.

La propia forma de interpretación de las cartas puede ser hecha de manera intuitiva, a partir de las primeras sensaciones evocadas por las imágenes. Es claro que tener en mente el significado de las simbologías contenidas en las cartas y conocer su estructura, así como los elementos representados en cada uno de los naipes de los arcanos menores, facilita y enriquece significativamente el juego.

Independiente de la técnica o del instrumento interpretativo utilizado, el juego del Tarot Osho Zen, puede ser visto como un llamamiento para el despertar, para sintonizarse con la sensibilidad y la intuición, incitando el coraje y la individualidad.

Y el mensaje final que queda, sea cual sea la tirada, es que la vida debe ser vivida aquí y ahora, como una gran aventura o como una danza para ser bailada con el corazón, con ligereza, espontaneidad y alegría. Este es el camino para llegar a ser seres más íntegros y luminosos.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *